Un muro como paisaje, un paisaje como muro

Visita de estudio a Carla Lamoyi

por Natalia Magdaleno
|Mar 14 2018

Reconocí cada calle por donde caminaba porque viví en la colonia Portales varios años. Ahora está plagada de esos edificios nuevos horribles que crecen como bacterias, a uno de los cuales, por cierto, me acerqué a tocar el timbre esperando a que Carla bajara a abrirme.

Foto de Natalia Magdaleno

Pensé en escribir de Carla hace mucho tiempo, creo que fue porque la recuerdo apasionada de lo que hace y la gente que puede estar pensando tanto en la misma cosa me intriga.

Subimos a su departamento y  me ofreció un té, rapidísimo ya estábamos sentadas frente a su computadora hablando de su trabajo. Carla comenzó hablándome sobre cicatrices. Tenía ya un fanzine en mi mano en donde aparecían fotos muy bien hechas de cicatrices de tatuajes que habían sido borrados de la piel de quienes los portaban, me dijo algo así: “me interesa lo que se quiere borrar pero al final siempre está la marca, nunca puedes borrar nada por completo, nunca puedes regresar a la superficie original”.

Ficha de foto: "De Fantasmas se cubre el polvo” (Publicación), fotocopia e impresión digital, 40 págs.  19.5 x 13 cm, en colaboración con Antonio Medina (2016)

Y claro cuando uno ve un tatuaje borrado se ve en seguida que ahí hubo algo, la marca sigue aunque no sea evidente, pensé en otro tipo de cicatrices más profundas, por ejemplo:

Cuando dices o haces algo que nunca debiste haberle dicho o hecho a alguien y lo lastimas ¿cómo regresas el tiempo? ¿Se puede borrar la marca con una disculpa? ¿la disculpa es la cicatriz de lo que se dijo? ¿no perdonar es quedarte con el tatuaje que odias?

Supongo que para estas personas es mejor tener la cicatriz que el tatuaje (siempre es mejor pedir perdón que permiso?)

Me costaba trabajo pensar cómo le habrá hecho para que tanta información cupiera en un dibujo o en un objeto. Porque los artistas podemos hablar durante horas de una hoja de papel y relacionarla con conceptos complejísimos. Pero cuando pasaba de hablarme de cicatrices a casas derrumbadas, todo tenía sentido.  

Foto de Natalia Magdaleno
Foto de Natalia Magdaleno

Se disculpaba constantemente por brincar de una pieza, a otra sin un sentido temporal y bueno qué no el arte está hecho de asociaciones?

Ella y Toño, con quien colaboró entonces, fueron a Ciudad Mateo, un pueblo fantasma en Honduras, las fotos que me enseñaba Carla eran impresionantes, se podía ver un paisaje hermoso, rodeado de naturaleza en donde parecía que cuidadosamente habían puesto miles de casitas como fichas de lego, y como fichas de lego todas estaban caídas. Investigando me topé con que Ciudad Mateo era un proyecto habitacional que fue acabado en 1991 (suena a lavado de dinero), las casas fueron vendidas, pero al final se dieron cuenta de que las aguas negras del lugar desembocarían en la presa que brinda de agua potable a una gran parte de Honduras así que cancelaron todo.

Estas casas están hechas para no ser habitables, uno de los hombres que entrevistaron, los de las cicatrices, les contó que vive en una de esas casas, de interés social pues, y las casas estaban tan pegadas unas con otras que tenía que esconder sus tatuajes por miedo de su mamá a que los vecinos pensaran que es mara.

"Ciudad del Angel",  Fotografía digital, medidas Variables. Carla Lamoyi y Antonio Medina (2016)

Carla en seguida lo relacionó con las cicatrices. Este pueblo que se borró, que sigue siendo borrado, se lo está tragando poco a poco la naturaleza, el pueblo que aunque olvidado, sigue ahí como la marca de lo imposible. Ellos decidieron entonces dibujar el mapa del lugar en una pared enorme. El dibujo estaba hecho con gis y al final de la exposición se dieron cuenta de que las goteras del lugar estaban borrando poco a poco este mural. “Las cosas pasan como tienen que pasar”, me dijo.

UN MURO COMO PAISAJE UN PAISAJE COMO MURO.

Había una pared horizontal sobre su escritorio hecha de ladrillos chiquititos, y encima un esqueleto de ventana. La idea de una ventana clausurada le causaba mucha intriga. O más bien las arquitecturas que no tienen sentido práctico. Entonces decidió hacerlo todavía menos práctico y construyó una ventana clausurada. Que al parecer siendo tan común en la ciudad, pasó desapercibida por las personas que fueron a la exposición.

“Un paisaje como muro” Intervención sobre muro, cancel de aluminio y cemento, 110 x 180 cm. Carla Lamoyi (2016)

Estas ventanas fueron alguna vez lo que podría permitir que el límite entre lo público y lo privado desaparecieran, una puerta también quizá, pero clausurar una ventana es negar esta posibilidad.

Y también, por ejemplo, sacar lo privado a lo público podría ser como un dibujo que aparecía en su cuaderno: ropa colgada en las ventanas como un tendedero, mostrando a la calle lo que estas personas habían vestido quizá un día antes, exponiendo la cotidianidad. Habían muchas imágenes de tendederos, y quería ir y pedirle a la gente que tendiera su ropa de casa a casa, pero al final el planteamiento ético (el de siempre con el arte) de usar a las personas y sus intimidades para hacer una imagen la paró. Quizás a tiempo, pero también pensaba que hay muchas formas de relacionarse con otras personas… hice un ejercicio de pensar en un intento de estos que no sea fallido,  y llegué a la conclusión de que al final las colaboraciones que importan suceden cuando quedan restos de amistad en una nueva relación con alguien.

Foto de Natalia Magdaleno

Al final, hablamos de todos los problemas a los que nos enfrentamos al salir de las escuelas de arte al mundo real, ¿cómo vivir de eso? y la conversación se prolongó hasta la comida en una fondita en la esquina de (según recuerdo) Eje 8 y Bélgica.

Foto de Natalia Magdaleno


Link a su página de internet: http://cargocollective.com/carlalamoyicommx


 


Natalia Magdaleno

Ciudad de México, 1988. Estudió Artes Visuales en La Esmeralda, y fue miembro de los colectivos Cooperativa Cráter Invertido, Invasorix y Bastardas. Editora de Revista Cartucho y locutora del programa Ratarrey en No Fm.
Compartir

Guardados0

Reportar

Para comentar esta publicación es necesario que inicie sesión.

Reportar esta publicación porque:

  es ofensivo, discriminatorio, abusivo o perjudicial.

  infringe derechos de autor de terceros.

  es spam y/o publicidad.

Tu reporte fue recibido

En breve te avisamos si procede o no.

Lo sentimos

Para reportar esta publicación debes ingresar con tu cuenta de usuario.

Reportar este comentario porque:

  es molesto o no es interesante.

  creo que no debería estar en Enjambre.

  es spam y/o publicidad.

Tu reporte fue recibido

En breve te avisamos si procede o no.

Lo sentimos

Para reportar este comentario debes ingresar con tu cuenta de usuario.