¿Cómo hacer un podcast de ciencia y tecnología?

Breve manual para principiantes

por Canek Zapata
|Mar 14 2018

Descarga el manual

Texto
Alejandra Ortíz Medrano
Emiliano Rodríguez Mega
Ilustraciones
Juan Palominio

Presentación

Este manual nace a partir de la colaboración entre el Centro de Cultura Digital, el equipo editorial de la plataforma digital Enjambre, y un grupo de comunicadores de ciencia. Es resultado del laboratorio sobre producción de podcasts científico que se llevó a cabo del 7 al 10 de noviembre de 2016, establecido en el marco de la exposición de Big Bang Data, curada por el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCB) y presentada en México con el apoyo de Fundación Telefónica.

 También representa un esfuerzo para ayudar a los jóvenes comunicadores y periodistas científicos a contar mejores historias. Nunca habíamos enfrentado un cambio climático tan veloz o epidemias tan frecuentes. Nunca habíamos estado tan avanzados en investigación y tecnología. Nunca, tampoco, había hecho tanta falta una buena cobertura de ciencia como hoy.

 No es ningún secreto que en México, así como en muchos otros países latinoamericanos, la ciencia sea relegada a las secciones de soft news o simplemente olvidada por los medios tradicionales. Creemos que es hora de que eso cambie. Si no existen espacios para las historias científicas, no hay otra opción más que crearlos. Y el podcast puede ser un primer paso para hacerlo.  

En este breve manual encontrarás una guía para comenzar a crear un podcast sobre cualquier tema científico. Algunos de los puntos que hemos incluido aquí son:

¿Cómo crear una buena historia?

¿Cómo escoger tus personajes?

¿Cómo comunicar con sonido?

¿Cómo hacer entrevistas?

1:

La ciencia en sonido 

Seamos claros: quienes hacen podcasting enfrentan algunos de los mayores retos de la comunicación moderna.

 A diferencia de la televisión y los videos, donde los elementos visuales pueden ayudar a capturar la atención de los espectadores, o del texto escrito, que puede ser leído y abandonado en distintas ocasiones sin perder demasiado el hilo, los podcasts usualmente deben recurrir a otras estrategias para mantener cautivada a su audiencia. Y aunque aún no han encontrado por completo una identidad general, parece que los shows más exitosos comparten una misma característica: la narración de historias o storytelling.

 Uno de los errores más comunes al hacer podcasting es no saber diferenciar entre una historia y un tema. La contaminación minera en ríos, la epidemia del zika, o el descubrimiento de ondas gravitacionales son temas muy interesantes. Pero ninguno de ellos refleja una historia por sí solo.

Ilustración: Juan Palominio

Los podcasts más aclamados de la radio pública de Estados Unidos, por ejemplo, frecuentemente transmiten historias que atrapan. Conmovedoras, únicas, especiales y, al mismo tiempo, universales –esto es, que gente de diferentes contextos, lugares y tiempos pueda relacionarse con ella–.

Para los periodistas científicos y divulgadores, éstas son buenas noticias por una sencilla razón: la ciencia está plagada de historias, frecuentemente invisibles para la mayoría de la gente. Como toda actividad humana, no se escapa de las emociones y sentimientos que caracterizan a nuestra especie. Es fácil pensar en ella como una historia de detectives, cargada de curiosidad, búsqueda, frustraciones, obstáculos y éxitos. Pero también de traición, egoísmo, pasión, corrupción, arrogancia, suspenso y amor.

Una buena manera de saber si vale la pena contar una historia es preguntarte por qué merece ser contada.

 ¿Revela algo nuevo?

¿Habla sobre algún aspecto de nuestra naturaleza?

¿Sale de lo común y de lo ordinario?

¿Presenta algún giro narrativo inesperado?

¿Sus personajes son irresistibles?

¿Provoca alguna emoción, como indignación, angustia, risa o suspenso?

¿Tiene algún ángulo distinto a otras historias que hayan tocado el mismo tema?

¿Por qué te importa a ti y por qué debería importarle a otras personas?

2:

“No me lo digas: demuéstramelo” 

Hombre

Estamos parados en un banco de arena donde el pueblo Tebunginako solía estar. Ahora no hay más que cocoteros muertos y una escollera derrumbada. Hace unos 35 años, cuenta Aata Maroieta, el mar comenzó a inundar este lugar. De nuevo, los científicos no están seguros de qué tanto el cambio climático tuvo un papel en esto, pero finalmente llegó una gran tormenta que destruyó todas las casas.

Aata señala la laguna. Ahí es donde se erigía la maneaba, dice, el gran centro de reuniones que uno encuentra en cada pueblo de Kiribati. Más al fondo habían aún más casas.

[Dirigiéndose a alguien más] Si voy y me paro en el agua, ¿podrías decirme dónde estaba la maneaba?

[Sonido de risa y chapoteo en el agua]

Hombre

Camino 3, 6 metros.

(alza la voz) ¿Más lejos que esto?

Mujer

(Ininteligible)

Hombre

¿Más lejos? Me estoy levantando la camisa. El agua supera mi cintura y tengo que caminar de puntitas.

(grita) ¿Ya estoy cerca de donde estaba la maneaba?

Mujer

Sí, pero las casas estaban más atrás.

Hombre

¿Las casas estaban más atrás de donde estoy?

 Mujer

Sí.

Ilustración: Juan Palominio

 El hombre en este guión se llama Brian Reed, un productor y periodista del programa This American Life, de NPR. En febrero de 2011, Brian lanzó una historia sobre su viaje a Kiribati, un conjunto de islas desperdigadas en el océano Pacífico. Aunque en conjunto su territorio supere el tamaño de Alaska, las islas están desapareciendo conforme aumenta el nivel del mar.

Este pequeño fragmento nos sirve para ilustrar un punto importante de la creación de podcasts, algo que los angloparlantes conocen como “show, don’t tell”. Un buen podcast crea imágenes mentales y escenarios completos únicamente a través de palabras y sonidos. Esto ayuda a atrapar a tu audiencia, a envolverlos en tu historia.

Con este ejemplo resulta claro que decir “El cambio climático representa una gran amenaza para Kiribati, pues algunos pueblos han desaparecido debajo del agua” no es tan efectivo como dibujar una escena que demuestra qué consecuencias ha traído el aumento del nivel del mar, pintada con las voces de los mismos protagonistas.

Algunas ideas para lograr esto:

 1.

Las descripciones que van de elementos simples a otros más complejos facilitan armar pieza por pieza los escenarios. No trates de evocar la escena de un bosque sin antes comenzar por un árbol.

2.

Juega a saciar la curiosidad de tu audiencia y rellena detalles que te ayuden a crear escenas: ¿Dónde ocurrió la historia? ¿Qué había ahí? ¿Hacía frío? ¿Estaba completamente oscuro o había alguna luz tenue? 

3.

Un evento no sólo involucra espacios físicos y hechos concretos que pueden registrarse como una fotografía. ¿Cómo se sentían tus personajes? ¿Qué pensaron cuando ocurrió cierto evento? Describe sus reflexiones, percepciones y emociones para crear paisajes más completos.

3:

Buenos cimientos

Los personajes son los cimientos de tu historia. Un personaje poco interesante, apático y con voz neutral puede echar a perder hasta la historia más fascinante. Los mejores personajes se encuentran en personas que saben narrar. Con ellas es mucho más fácil construir una historia compleja, con varios picos narrativos que vayan de los triste a lo chistoso; de lo superficial a lo serio. Esto permite, al mismo tiempo, jugar con el oyente.

Muchas veces, sin embargo, resulta imposible saber si algún personaje va a funcionar o no. Por esa razón muchos periodistas recomiendan hacer pre-entrevistas para evaluar cómo hablan, se expresan y cuentan sus propias vidas estas personas.

Recuerda que sólo porque tu podcast sea sobre ciencia eso no quiere decir necesariamente que tus personajes tengan que ser científicos: la ciencia nos afecta a todos de distintas maneras, y algunas personas pueden tener historias más interesantes que otras. Piensa en quién puede funcionar como personaje y elige a quienes tengan las historias más poderosas.

Ilustración: Juan Palominio

4:

Saber hacer preguntas

Formatos de podcast hay de sobra. Están los que tienen presentadores y segmentos bien delimitados, los que son conducidos por un solo narrador, los que parecen documentales o los que suenan a noticiarios. Durante nuestra experiencia en el laboratorio del CCD logramos identificar un formato narrativo que es compartido por algunos de los podcasts que más admiramos, como Radiolab o Radio Ambulante, en el cual el periodista o comunicador sirve de guía para narrar la historia de los protagonistas, quienes la cuentan con su propia voz. Y la herramienta más útil para esto es, por supuesto, la entrevista.

Saber hacer preguntas es fundamental, entonces, para crear buenos podcasts. La entrevista debería ayudarnos a obtener anécdotas especialmente descriptivas que sumerjan a nuestro público en la historia. Igual de importante es grabar durante al menos un minuto el sonido ambiental que describe de manera sonora las escenas que forman parte de la narración. Sin embargo, debes evitar incluir ruidos de fondo que distraigan la atención o no pertenezcan a la escena.

Ilustración: Juan Palominio

Algunas recomendaciones técnicas:

1.

Gánate la confianza de tus entrevistados con preguntas para calentar. Esto puede resultar útil si sabes que no estás hablando con muy buenos narradores o si la entrevista es particularmente difícil para ellos. Preguntarles sobre su día o algún tema de actualidad ayuda a romper el hielo.

2.

Pide a tus entrevistados que se introduzcan desde un inicio con su nombre, edad, profesión y ciudad de origen. Esta información puede ayudar a entender mejor a los personajes, aunque al final no la incluyas en el podcast.

3.

Procura que tus entrevistados contesten tus preguntas con frases completas, no con respuestas puntuales. Por ejemplo, “Me llamo Mariana y trabajo en el Centro de Cultura Digital” es más útil que “Mariana” o “en el Centro de Cultura Digital”.

4.

En los podcasts el audio lo es todo. Pero por costumbre o por hacer notar que estamos prestando atención, frecuentemente interrumpimos a los entrevistados con expresiones comunes como “ajá”. No lo hagas. Reacciona a lo que te dicen, pero con gestos silenciosos, nunca en voz alta.

5.

Cuando grabes, aprovecha para capturar escenas que ayuden a construir un ambiente, como conversaciones casuales, algún fragmento de una canción o el ladrido de un perro. Conviértete en un productor de campo.

5:

Guiones

Entrevistas e historias no son en sí mismas un podcast. El ensamblaje de los diferentes elementos a través de una narrativa coherente e interesante es lo que hace a un podcast, un podcast. Y la columna vertebral de esto es el guión.

En el guión se estructura y se le da flujo a la historia que se quiere contar. Es aquí donde se construyen los arcos narrativos, se planean las sorpresas y los momentos de tensión.

Articular la información que forma al guión es similar a hacer un tejido: hay que comenzar con el material en bruto. Para esto un primer paso es tener toda la información cruda por escrito. Es decir, pasar a un documento de texto las entrevistas completas y demás materiales. Este trabajo puede parecer redundante, pero permite jugar modularmente con el guión, labor esencial que da paso a la edición.

Ilustración: Juan Palominio

Un podcast tiene una duración limitada, y nuestros oyentes no están obligados a escucharnos.

Además de seleccionar qué partes de la entrevista irán al guión –una actividad conocida como calificar– y evaluar qué información queremos incluir, debemos construir una voz adicional: la narración. Esta voz, si bien no es la protagonista de la historia, es quien la lleva. Es, de hecho, la voz periodística, y por lo tanto de cierta forma es nuestra propia voz. ¿Qué tono quieres darle a tu narración? ¿Qué información quieres revelar y en qué momentos? Es importante cuidar que exista balance entre los datos y la historia, así como mantener tensión en la narrativa y un ritmo fluido.

Los primeros minutos del guión determinarán si la gente sigue escuchando tu podcast o le pone mute. Como en el texto escrito –y muchos otros medios, para ser honestos–, hay que comenzar entonces con un gancho: una escena o descripción que atrape y seduzca a la audiencia.

Jugar con emociones también sirve, pues al tejerlos en la historia construyen diferentes picos narrativos. Ir de lo triste a lo chistoso, de lo superficial a lo serio, del humor al drama es una estrategia que brinda ritmo al podcast y captura la atención de las personas. Navegar entre picos narrativos contrastantes es un trabajo fino, pues debes tener cuidado de no trivializar las historias que narras. Para esto es útil identificar en las entrevistas los momentos más agradables y humorísticos, y los más dramáticos, y utilizarlos en el guión.

Otra estrategia para el ritmo y la atención es el uso de varias voces. Una entrevista larga puede ser cansada. Alternar entre varias voces con diferentes puntos de vista puede agilizar la narración.  

Una vez que tengas listo el guión con las diferentes voces y la historia bien hilada, puedes comenzar a pensar en otros elementos sonoros. Canciones, sonidos, y ruidos son excelentes aliados para tu narración, pero no deben entorpecer la historia. Un sonido en el momento preciso puede acentuar la ironía de una frase, pero no que no distraiga del contenido ni de la historia principal. Estos elementos pueden ser muy poderosos pues evocan emociones utilizando recursos como el volumen, los tonos y las melodías. Son excelentes aliados para atrapar la atención y no dejar que escape.

El final de un guión varía. Serás tú quien decida cómo terminarlo. No hay fórmulas ni estrategias diseñadas para darle un buen cierre a tu podcast, pero toma en cuenta que el final puede separar las grandes historias de las no tan buenas. También toma en cuenta que la ciencia, aunque parezca que tiene resultados y finales dados, es en realidad una actividad humana en constante cambio. Tal vez termines el podcast con más preguntas que con las que comenzaste –y tal vez quieras que tu audiencia se sienta también así–.

7.

El fin

Realizar un podcast científico es, a fin de cuentas, relatar historias y a través de éstas comunicar diversos aspectos de la ciencia. Esto último resulta sumamente relevante, como comentamos al inicio de este manual, ya que vivimos en un mundo donde muchísimas de las decisiones que se toman desde el nivel personal hasta el social tienen que ver con algo de ciencia. La comunicación de la ciencia brinda herramientas para que nuestro paso por este mar de decisiones no sea como un barco a la deriva.

Pero comunicar la ciencia también es importante por cuestiones que tienen que ver menos con lo político y más con lo estético. El asombro, la belleza y demás sensaciones que evoca conocer y entender el mundo a través de la ciencia es algo que todos los seres humanos somos capaces de sentir. Y casi siempre queremos más.

¿Cómo evitar la extinción de ese ímpetu? Este manual se convierte ahora en una invitación a explorar esta pregunta a través de podcasts.

 


Canek Zapata

Ciudad de México, 1985. Artista textual por formación, post-internet en vida real. Una ☁ y archivo.gif.
Compartir

Guardados1

Reportar

Para comentar esta publicación es necesario que inicie sesión.

Reportar esta publicación porque:

  es ofensivo, discriminatorio, abusivo o perjudicial.

  infringe derechos de autor de terceros.

  es spam y/o publicidad.

Tu reporte fue recibido

En breve te avisamos si procede o no.

Lo sentimos

Para reportar esta publicación debes ingresar con tu cuenta de usuario.

Reportar este comentario porque:

  es molesto o no es interesante.

  creo que no debería estar en Enjambre.

  es spam y/o publicidad.

Tu reporte fue recibido

En breve te avisamos si procede o no.

Lo sentimos

Para reportar este comentario debes ingresar con tu cuenta de usuario.